En un mundo en constante evolución, ningún negocio puede escapar de la transformación digital, ni siquiera un freight forwarder. Varias compañías de esta industria han empezado con el cambio y esto resulta bastante prometedor. No obstante, ¿el resto se quedará atrás o se atreverá a tomar el reto y salir adelante?

 

Han pasado ya más de cinco años desde que comenzó a ser tomado en cuenta el concepto del e-forwarding. Su evolución puede observarse en los cambios de modelo de negocio que han habido de empresas de la industria del freight forwarding digital, así como en compañías ya establecidas que están llevando a cabo sus propios canales digitales. Sin embargo, la transformación digital en este oficio en particular ha sido más lenta que en otros e incluso un poco confusa. Esto tomando en cuenta que un freight forwarder cada día se encuentra con más opciones de herramientas que podrían ayudarle a mejorar sus operaciones y esto complica la elección de cuál es más conveniente para embarcarse en la digitalización.

En los últimos años, ha surgido una serie de forwarders digitales, marketplaces de forwarders y otros proveedores de software de esta área (ya sea para fortalecer a forwarders con nuevas herramientas o para ayudar a simplificar sus procesos tradicionales), los cuales están dispuestos a hacer un cambio significativo en la industria. De hecho, algunas startups en este ámbito han pivotado, cambiando sus modelos de negocio, para estar alineados con la tendencia y las necesidades del mercado.

Un ejemplo de esto es Fleet, una startup que empezó en 2015 como un marketplace (parecido a un Trivago pero para la industria de carga), donde los importadores y exportadores podían calificar su experiencia con los freight forwarders y luego ellos mismos podían solicitar tanto cotizaciones como realizar un seguimiento de sus operaciones con diferentes freight forwarders. Recientemente anunciaron el cierre de su marketplace para convertirse en un freight forwarder digital, tal como Flexport, IContainers, FreightHub y Zencargo. Con este nuevo modelo, en vez de ser la conexión entre pequeñas y medianas empresas y los forwarders, Fleet básicamente está tomando el rol del freight forwarder.

 

Potenciando a cada freight forwarder para que sea parte de la era digital.

 

Todos estos cambios generaron el movimiento progresivo de la industria, sin embargo, existen muchos freight forwarders que continúan teniendo procesos manuales, especialmente en temas de pricing y, que no conocen cuán beneficiosa puede ser para ellos la digitalización. Esta es una tremenda oportunidad que podrían estar perdiendo y que podría costarle mucho si no enfrentan el reto.

Como fundadores de Gencomex, un marketplace que competía con Fleet por el mercado latinoamericano, hemos trabajado con más de 200 forwarders en diferentes países, incluyendo a las 20 de las empresas más reconocidas a nivel mundial. Esto nos permitió entender que los freight forwarders necesitan esencialmente cuatro cosas:

  1. Conocimiento.
  2. Clientes.
  3. Red de contactos.
  4. Producto técnico robusto.

Un freight forwarder por lo general cuenta con las primeras tres, pero necesita ayuda con la cuarta. Por esto es que surge Cargofive, para ayudar a los freight forwarders a tener un producto técnico que automatice sus operaciones, mejorando la eficiencia y la experiencia del cliente final.

En una era de empresas como Despegar, Trivago y Amazon, los empleados de logística internacional están acostumbrados a contar con transparencia y con la facilidad de las ventas digitales, por lo que esperan lo mismo en su trabajo. Un freight forwarder que quiera desarrollar y mantener una ventaja competitiva, debe optimizar sus procesos y mejorar la experiencia de sus clientes.

De hecho, cada vez más forwarders de los grandes están estableciendo sus propias soluciones digitales, como por ejemplo:

  • Damco con Twill-Logistics.
  • Agility con la plataforma ShipaFreight.
  • Kuehne Nagel también ha estado enfrentando el reto de la digitalización, al añadir la herramienta de planificación ‘Sea Explorer’ (explorador marítimo) a sus servicios en línea de cotizaciones y reservaciones, combinando también su data con la de Logindex.
  • Geodis también sacó al mercado en Marzo una plataforma de cotizaciones y reservas online para sus clientes, tanto para operaciones marítimas como aéreas. Su plataforma, denominada IRIS, le permite a sus clientes comparar diferentes tarifas de distintos lados y planificar envíos en minutos.

En definitiva, podemos concluir que cada freight forwarder debe atravesar el proceso de digitalización para unirse a la evolución de la industria. En Cargofive nos tomamos esto muy en serio y queremos ayudar a los forwarders a realizar su transformación digital de la mejor manera posible, con una herramienta sólida hecha especialmente para ellos. Los freight forwarders que deseen ser parte de este cambio digital pueden agendar una reunión para una demostración gratuita y entender mejor cómo podemos potenciarlos.