Con el auge del e-commerce, muchos freight forwarders han tomado la responsabilidad de ayudar a sus clientes a migrar hacia un entorno digital en pos de mejorar su experiencia. Esto es clave ya que el e-commerce y la logística se alimentan entre sí. Entonces, ¿cómo podemos ayudar a nuestros clientes a potenciarlo?

Con el crecimiento acelerado del e-commerce, la forma en que los freight forwarders ayudan a sus clientes ha cambiado. Esto se debe a que el contexto actual obligó a los comerciantes internacionales a tener en cuenta un mayor volumen de bienes destinados a la venta online. 

Con las soluciones digitales indicadas al alcance de la mano, los freight forwarders tienen una oportunidad única en un mundo tan definido por el e-commerce. Pero esto también significa que deben adoptar nuevas tecnologías para permitir a sus clientes enfrentar el desafío de satisfacer de manera rentable las crecientes ventas en línea. 

¿Cómo un freight forwarder puede ayudar a potenciar el e-commerce de su cliente?

  1. Dividir el proceso en dos etapas.

Una vez que el cliente tiene su plataforma de e-commerce creada, él será el responsable de la primera etapa referida a la experiencia de compra. Un freight forwarder puede prestar su ayuda en la segunda etapa: la experiencia de entrega. Aquí, los transitarios se ven mejor equipados para responder, ya que son los responsables de mover los bienes de un punto a otro de manera eficiente. De esta forma, pueden establecer las redes de distribución indicadas y extender el valor mediante ellas.

  1. Utilizar las herramientas digitales adecuadas.

Cuando las transacciones son realizadas entre dos partes que se encuentran en diferentes lugares del mundo, la entrega efectiva al cliente toma mayor importancia por lo que será crucial agregar aquí nuestro valor. La utilización de las herramientas digitales es necesaria en todo este proceso ya que brindará visibilidad sobre la cadena de distribución y optimización de las operaciones.

La realidad es que existen freight forwarders que se sumaron a la movida digital mucho antes del auge del e-commerce y se encontraron con un paso de ventaja sobre los otros. Sin embargo, todavía nos encontramos en la subida a la cima y es válido sumarse en este momento. 

  1. Adoptar tecnologías que impulsen la productividad.

Uno de los principales efectos que tuvo el e-commerce fue el cambio en la demanda final, lo cual claramente repercutió a lo largo de la cadena de suministro. Debido a esto, las empresas empezaron a adoptar funciones escalonadas.

La escalabilidad se volvió una tendencia – además de la resiliencia y la adaptabilidad -, ya que muchos notaron que, al hacer crecer los servicios ofrecidos de forma orgánica, los clientes estaban cada vez más interesados en ellos. Esto significa que la capacidad de los freight forwarders para ayudar a administrar los costos fijos es de suma importancia para el cliente.

La forma de vender cambió en todo el mundo y las partes intermedias en la cadena de suministro deben adaptarse a ellas. Una forma de hacerlo es facilitando los procesos a nuestros clientes de forma tal que su experiencia mejore y podamos ganar más ventas. De esta forma lograremos un factor diferencial a la vez que nos sumamos a la revolución digital que llegó para quedarse.

Leave a Reply