Buscar soluciones que se adapten al contexto tan cambiante de la logística internacional se volvió una tarea más para los involucrados en ésta. Son necesarias si se quiere sobrevivir en un ambiente tan competitivo y si se quiere responder a las demandas de los clientes oportunamente. El e-forwarding se postula como una de esas soluciones, pero ¿qué es exactamente?

 

Muchos afirman que para el 2030, el e-forwarding será la nueva normalidad. Este concepto trae consigo la clave para lograr una competitividad a largo plazo, ya que es una propuesta visionaria hecha para quienes están en el proceso de formular estrategias innovadoras en vista a lo que se viene. 

 

El e-forwarding y sus ventajas

 

El e-forwarding es una solución para aquellos que quieren volver más eficientes sus procesos mediante la integración de diferentes plataformas transaccionales. Los usuarios pueden administrar de una mejor manera los procesos logísticos, reduciendo costos y cruzando las diferentes barreras con las que podría encontrarse un freight forwarder tradicional. Sus principales ventajas son:

 

Nuevos mercados.

Son variadas las barreras con las que puede encontrarse un freight forwarder hoy en día. Una de ellas es la entrada a ciertos mercados. Con esta nueva modalidad, un transitario puede tener clientes alrededor del mundo y conectar con ellos en cualquier momento y lugar. Los mercados que antes estaban fuera de su alcance, ahora suponen un objetivo para la expansión. 

 

Inmediatez y transparencia.

El e-commerce ha influido significativamente, nos hemos acostumbrado a la rapidez de las cotizaciones, reservaciones y envíos. Aquí el e-forwarding facilita estos procesos en la logística internacional a la vez que otorga transparencia y seguridad entre las partes.

 

Flexibilidad.

Además, el e-forwarding es flexible para integrar distintos sistemas y lograr una mejor administración de los datos y la información necesaria para realizar una transacción internacional. A su vez, la manipulación de documentos se vuelve digital e inteligente mejorando las operaciones. 

 

Menores costos.

Las ventajas anteriormente nombradas llevan a que los costos sean reducidos considerablemente. Los esfuerzos que podrían dedicarse para llegar a nuevos mercados de forma tradicional ya no son necesarios. Los márgenes de error son menores y los riesgos en una transacción son casi inexistentes. También, los tiempos y gastos que implican los envíos de documentos en formato papel son disminuidos con el uso de documentación electrónica, como el e-Bill of Lading. De esta forma, un freight forwarder puede cotizar rápido y ganar ventas

 

La presión con la que cuentan los forwarders tradicionales para unirse a la movida digital aumenta conforme avanza la digitalización. Es clave considerar sus próximas decisiones de manera cuidadosa.

 

Muchas veces puede parecer que digitalizar y automatizar los procesos es más fácil para aquellos que cuentan con mayores recursos y experiencia, pero la realidad es que lo crucial es contar con conocimientos suficientes para poder aplicar y utilizar las soluciones digitales oportunamente. En Cargofive estamos al tanto de los desafíos que deben enfrentar los transitarios y por eso nos encontramos dispuestos a ayudarlos, ¿te unes?

Leave a Reply