El traslado del espacio laboral hacia los hogares cambió significativamente la vida de todos, el teletrabajo se volvió algo común. Así, han ocurrido transformaciones que marcaron un antes y un después en las habilidades necesarias para las distintas tareas que se realizan, por lo que es necesario repensar ciertas estructuras para prepararnos para lo que se viene. 

 

Los cambios estructurales que experimentaron los empleos en la industria marítima se han visto evidenciados en los resultados obtenidos recientemente. Sin una mirada detallada sobre la situación, uno podría llegar a pensar que la pandemia del COVID-19 interrumpió toda la cadena de suministro. Sin embargo, más del 80% de los volúmenes normales se enviaron y la confiabilidad del cronograma de los barcos que efectivamente navegaron mejoró.

Esto refleja claramente la capacidad de recuperación de la cadena de suministro a nivel global. Y, a su vez, también refleja algo de mayor importancia: las capacidades de los empleados que se encuentran en tierra.

 

Un antes y un después en los empleos del sector

 

Muchos grandes de la industria han demostrado que su personal puede lograr casi los mismos resultados trabajando desde casa que haciéndolo de manera presencial. A pesar de esto, no podemos ignorar que son procedimientos totalmente diferentes a los que se realizaban con anterioridad y en algunos casos supusieron cierta dificultad debido a que algunas partes de los mismos lamentablemente todavía no habían sido alcanzados por la digitalización. 

 

Por supuesto, estos logros los podemos atribuir a la capacidad de adaptabilidad en tiempos de crisis de aquellos trabajadores que abrazaron las herramientas digitales para el teletrabajo, facilitando así sus tareas. Un punto verdaderamente importante y que demuestra la factibilidad de dar la bienvenida a la era digital en la industria si se utilizan las herramientas adecuadas. Además, los sistemas automatizados necesitan personas que sepan usarlos y es por eso que el éxito logrado hasta ahora por los trabajadores desde sus casas es tan aplaudido. 

 

Lo cierto es que una situación como esta sirve para resaltar la gran importancia que tiene adoptar aquellos procesos que la digitalización nos ofrece y cerrar aquellas brechas creadas por los procesos manuales. Así, nos acercaremos cada vez más a la automatización y esto acelerará el desarrollo de sistemas valiosos y sencillos para todas las partes.

 

Por otro lado, el uso de documentos electrónicos y el intercambio de información por medios digitales han tomado otra perspectiva debido a que facilitaron la tarea de varios eslabones de la cadena de suministro y hoy en día ya son una realidad. Un claro ejemplo es la naviera japonesa ONE emitiendo su primer Bill of Lading electrónico en abril de este año. También, India dio luz verde para el intercambio del mismo documento mediante tecnología blockchain.

 

Pero en un ambiente tan competitivo como este, la digitalización es para aquellos que aprenden a aprovecharla. Los empleos en la industria marítima cada vez requieren más personas altamente calificadas y que aporten un valor excepcional a la organización para marcar la diferencia frente a otras. Aquí reside el reto de quienes se encuentran frente a la revolución digital del sector y también de quienes se decidan por trabajar en logística internacional para sumarse a este cambio.

 

Es crucial contar con el asesoramiento adecuado para dar los pasos que nos permitirán subirnos a la ola digital y no quedar obsoletos. En Cargofive estamos siempre dispuestos a brindar nuestra ayuda a aquellos que visualizan como nosotros el cambio que debe enfrentar la logística internacional y quieren estar preparados. 

Leave a Reply