La industria 4.0 o la 4ta revolución industrial, como muchos le llaman también, ha impulsado al sector portuario a querer evolucionar y a usar tecnologías disruptivas, no sólo para adaptarse a los marcos legales vigentes, sino también para ser más competitivos en el mercado de la logística internacional. Es así como nacieron los denominados puertos 4.0. Pero… ¿Cómo intervienen las startups en todo esto? Es lo que queremos contarte esta vez.

 

La asociación entre puertos y startups no es casual, sino que ha sido pensada para que ambas partes puedan beneficiarse una de la otra, con una fórmula ganar-ganar. Por un lado los puertos y terminales plantean sus necesidades, con el objetivo de no quedarse fuera del mercado y ofrecer servicios acorde a los nuevos tiempos.

Por el otro lado, las startups son empresas emergentes que ofrecen soluciones innovadoras basadas en el uso de la tecnología digital (IoT, big data, realidad aumentada, IA) y que están en una fase muy temprana de su desarrollo, por lo que necesitan quien les dé la oportunidad de crecer. Es entonces cuando el sector portuario se presenta como un aliado interesante.

 

¿Qué debe ofrecer una startup para ser considerada útil a un puerto 4.0?

 

Primero hay que aclarar que para que un puerto sea considerado 4.0, debe satisfacer las crecientes demandas de eficiencia, economía, seguridad y compatibilidad ambiental. Por eso, básicamente las startups deben estar enfocadas en soluciones tecnológicas innovadoras, con propuestas para:

  1. Aumentar la eficiencia en los procesos logísticos: con el foco en el ámbito infraestructural, operacional o de prestación de servicios, en cualquiera de las áreas de la cadena de suministro;
  2. Digitalizar al 100% los procesos y plataformas inteligentes: generar confianza, así como transparencia de las operaciones y la información mediante tecnología blockchain, por ejemplo;
  3. Sostenibilidad ambiental y energética: búsqueda de combustibles alternativos para una reducción considerable de la emisión de carbono y otros contaminantes, acorde a las leyes y convenios que regulan al sector marítimo; o
  4. Seguridad y protección: teledetección, alerta temprana, gestión del riesgo físico, sistemas de ciberseguridad, automatización de controles y procesos, etc.

Para el año 2020, la OMC (Organización Mundial de Comercio) proyecta un incremento considerable en el comercio global por vía marítima. Ha de ser por ello que tanto gobiernos como empresas del sector privado están apostando a que este nuevo concepto de puertos 4.0 dé buenos frutos muy pronto.

En el caso de España, por ejemplo, las autoridades portuarias en conjunto con los Puertos del Estado, han creado el “Fondo Puertos 4.0” con un aporte inicial de 25 millones de euros. Con esta iniciativa se pretende animar al sector privado, que desarrolla actividad en sus puertos, para que también apueste por la innovación en la industria en cualquiera de las etapas del proceso de transición, bien sea como incubadoras, aceleradoras, y/o como socios tecnológicos… Y ¡lo están logrando! Un caso de éxito es el de Telefónica, que actualmente participa en varios proyectos relacionados con puertos inteligentes: Tecnoport (puerto de Sevilla) y Smart Viport (puerto de Vigo).

Lo propio lo está haciendo IBM en el puerto de Rotterdam (Holanda), usando IoT para la creación de una réplica digital del puerto que refleje todos sus recursos, movimientos portuarios, infraestructura, climatología, ubicación geográfica y datos sobre la navegación, con lo cual la autoridad portuaria podrá determinar cómo mejorar sus operaciones e identificar oportunidades de negocio y crecimiento. Asimsmo, el puerto de Cartagena y el de Hamburgo también se suman a la transición a Puertos 4.0.

Todavía hay mucho en lo que se puede mejorar para ganarse un lugar en el top 10 de puertos mundial y estar a la par de la 4ta revolución industrial. Pero, también hay muchas startups con ingenio y creatividad que pueden ayudar. Así que no hay excusas, ¿qué esperas para formar parte de esta transformación digital?