Transformar los paradigmas que hace rato acompañan a una industria requiere de mucha creatividad, una visión firme y una atenta observación. Los cambios son necesarios y sobre todo en la logística internacional en donde todo avanza de forma rápida. Entonces, ¿cómo podemos lograr una verdadera transformación?

Ser disruptor en el sector logístico puede parecer algo difícil, y más aún si tenemos en cuenta que se trata de una de las industrias más antiguas del mundo. Sin embargo, muchos ya se han animado a dar ese salto y es hora de formular nuestras propias estrategias para sumarnos a ellos y no quedarnos atrás.

¿Qué se necesita para ser un disruptor en el sector logístico?

A continuación te compartimos algunos tips que consideramos importantes si se quiere lograr una transformación disruptiva:

1. Establecer el elemento que hace diferente a la empresa.

Es común que nuestra visión del ambiente actual se encuentre viciada y seamos incapaces de ver aquello que verdaderamente nos diferencia de otras empresas. Por eso, se requiere un análisis exhaustivo de aquello que el cliente aprecia del servicio que ofrecemos para lograr identificar un punto a desarrollar y en el cual enfocar nuestros esfuerzos. 

Destacar sobre el resto es algo que todos queremos para nuestra organización y para eso primero debemos crearlo. Trabajar en ideas con una mirada fresca pero segura sobre la industria puede ser muy atractivo para nuestros clientes.

2. Desarrollar una visión firme para el equipo.

El sector logístico es un ambiente muy competitivo que requiere maximizar todas nuestras fortalezas y más aún cuando se desea ingresar con una idea diferente a las demás. Es necesario que todas las personas dentro de la empresa se encuentren alineadas con la visión de la misma. Tener en claro que son bienvenidas las ideas innovadoras generará que se sumen otras y mejorará el desempeño corporativo.

En Cargofive, por ejemplo, tenemos claro que nuestra visión es implementar tecnologías que simplifiquen la complejidad de la logística y que derriben las barreras del comercio internacional. Así, todos juntos centramos nuestras acciones en mejorar la experiencia de nuestros clientes, brindando un servicio que nos diferencia de los demás. 

3. Enfocarse en aquellas áreas que otros pasaron por alto. 

Al analizar ciertas áreas que previamente no se tuvieron en cuenta, puede ayudar a encontrar una área de oportunidad clave para destacar. Ya varias empresas en su estrategia disruptiva han acaparado mercados que otras empresas tradicionales han ignorado y así han incrementado su futuro potencial de expansión.

Para ganar terreno aquí se puede invertir en aquello que resulte atractivo para los actuales clientes. Por ejemplo, en inteligencia artificial, aprendizaje automático y capacidades analíticas. En consecuencia, también se podrán optimizar las cadenas de suministro y reducir los gastos asociados a ellas. 

4. Aprender de lo que otros (no) están haciendo.

Frente a la ausencia de empresas tradicionales en ciertos mercados, las startups que han entrado en estos han sido capaces de unir los modelos de negocios innovadores con los tradicionales. Aprendieron cómo y dónde aplicar el modelo exacto y lo aprendieron de los análisis realizados, pero sobre todo, de la observación de sus antecesores. Se debe tener especial atención en saber captar estos mercados emergentes para crear fuertes lazos con ellos. 

5. Observar lo que verdaderamente se está haciendo.

Observar la presencia global de la empresa es sumamente importante para revisar la verdadera satisfacción del cliente, así como los nuevos requisitos que no están siendo atendidos. Además, analizar las capacidades y habilidades con las que cuenta el personal es de suma importancia. De esta forma, se podrán sumar disruptores capaces de tener una visión clara del futuro y acorde a los objetivos de la empresa.

6. No temer a la digitalización.

La digitalización del sector logístico es inevitable. Es crucial definir una estrategia digital o evaluarla en caso de tenerla. La misma debe estar alineada con la visión y con la estrategia corporativa para lograr mejores resultados. Debemos tener especial cuidado en no centrar nuestros esfuerzos en estrategias que no se adapten a los objetivos que realmente queremos lograr. 

Aceptar que se desea lograr un factor disruptor en el sector logístico será nuestro primer paso para así obtener nuevas ideas y mejorar la percepción digital de la empresa. Las nuevas empresas del sector por ahora no han monopolizado los mercados, y es por eso que las empresas tradicionales todavía pueden sumarse a esta movida. ¿Te animas a ser disruptivo?

Leave a Reply