¿Ahora existen contenedores inteligentes? En 1956, el transportista Malcom McLean y el ingeniero mecánico Keith Tantlinger crearon el primer contenedor, pero quizá nunca imaginaron lo mucho que estos podían llegar a cambiar, aunque más que de forma de función. Hoy en día los contenedores no sólo sirven para contener mercancía, sino también para brindar información que ayuda de manera significativa a toda la industria marítima y de logística internacional.

 

Los contenedores inteligentes están invadiendo los envíos por mar. Era cuestión de tiempo para que la industria marítima fuera más allá de simplemente automatizar o digitalizar los procesos rutinarios de trabajo en oficinas, puertos y terminales.

Ahora debe aprovechar el impulso de la nueva era digital para buscar respuesta a una de las grandes interrogantes de todos los tiempos ¿qué pasa con los contenedores después de cargarlos en los buques hasta que llegan nuevamente a puerto, si llegan? Y para responder a eso, la tecnología disruptiva convirtió un contenedor común en un contenedor inteligente.

Un contenedor inteligente recibe ese calificativo cuando es capaz de servir como un canal de comunicación e información entre él y las navieras digitales, así como también con freight forwarders digitales y empresas tanto importadoras como exportadoras.

 

¿Qué hacen los contenedores inteligentes por el comercio global?

 

Las navieras que se mueven a lo digital ya comenzaron a usar contenedores inteligentes, gracias a que establecieron alianzas con empresas tecnológicas como Traxens, por ejemplo, para digitalizar también sus flotas.

Traxens proporciona un dispositivo que se instala en contenedores de carga seca y que automáticamente se conecta a internet. Es capaz de transmitir en tiempo real la información de ubicación, movimiento, temperatura, humedad, golpes y vibraciones, así como también apertura y cierre de puertas de los contenedores, con lo cual se optimiza el tema de seguridad de la carga. Con Traxens, navieras como MSC y Maersk ya acordaron usar 50 mil contenedores inteligentes, mientras que CMA CGM dispone del primer buque completo en cargar 18 mil de estos contenedores, el Bougainville.

Hambürg Sud por su parte, es la naviera con más contenedores inteligentes refrigerados (370 mil) que cuentan con RCM (gestión remota de contenedores, según sus siglas en inglés). El sistema usa tecnología de radio móvil y satelital para monitorear en tiempo real el contenedor refrigerado y el estado de la carga dentro de él, incluyendo niveles de oxígeno y CO2, además de ubicación entre otras variables.

Zim Lines es otra de las navieras digitales con flota de contenedores inteligentes, tanto refrigerados como de carga seca, que cuenta con su propio sistema de rastreo y control de carga llamado ZIMonitor.

Y aunque hay otras navieras y empresas de tecnología enfocadas en el uso y desarrollo de esta innovación, este tema no sólo favorece a las primeras, los puertos 4.0 también buscan sacar provecho de este nuevo avance de la industria. 

El puerto de Rotterdam en asociación con diversas empresas relacionadas con la cadena de suministro global, tomó la iniciativa de crear el Container 42, el contenedor inteligente de mayor revuelo en la actualidad. Este representa un cúmulo de información que será recolectada a lo largo de un viaje de 2 años (contados a partir del 24 de mayo de este año, fecha en que salió de Rotterdam) por distintas rutas y puertos, con la finalidad de captar la mayor cantidad posible de datos que sirvan para que los distintos actores de la industria optimicen sus recursos, procesos, etc. en función de mejorar toda la logística de comercio global.

Es fantástico que navieras, freight forwarders y clientes acostumbrados a la instantaneidad que ofrecen tanto el internet como las nuevas tecnologías, puedan conectarse con su carga desde una laptop, tablet o teléfono. Sin duda alguna se puede predecir que cada vez serán más los contenedores inteligentes que invadan el mar.