Las navieras a nivel mundial utilizan distintos formatos, protocolos y sistemas para comunicar su información. Esto hace que sea más difícil e ineficiente para sus clientes, así como ralentiza a toda la industria. Ya es hora de estandarizar la comunicación de la data en la logística internacional, por lo que cinco de las principales navieras decidieron aliarse para ofrecer soluciones a algunos de los mayores desafíos al respecto.

 

En esta nueva era, es urgente estandarizar la comunicación de la data en la industria de logística internacional. Hemos llegado a un momento en el que las expectativas de los clientes son más elevadas que nunca. Ellos quieren recibir la información que necesitan lo más rápido y fácil posible. Así que las navieras deben dar la talla para atender las necesidades del mercado y mejorar la manera en cómo transmiten su data.

La logística internacional ha sido transformada de muchas maneras con el pasar del tiempo. Ha evolucionado al adaptarse a nuevas tecnologías y a la innovación que ha cambiado para mejor el modus operandi.

Por ejemplo, al principio del siglo pasado, los bienes eran transportados en barriles, cajas, sacos y cartones. Esto complicaba un poco el traslado de los mismos para los trabajadores, lo cual hacía que tomaran semanas para cargar un barco organizando todo a su conveniencia, causando problemas de espacio y de robo.

Más adelante, en 1937, Malcom McClean concebió la idea de un contenedor de transporte intermodal, lo cual se trataba básicamente un tipo de caja de tamaño universal que podía ser utilizado para barcos, trenes y camiones alrededor del mundo. Por supuesto no pasó mucho tiempo para que esta creación se convirtiera en el estándar de la industria y transformara la forma en cómo se trasladaban los bienes a nivel global.

La invención de los contenedores ayudó a optimizar los recursos implicados en la logística internacional, fue un gran impulso para el comercio mundial y generó muchas oportunidades. El tiempo de carga de un barco pasó de ser de semanas a horas. También hizo mucho más fácil y económico el traslado de la carga tanto por tierra como por mar a todas partes.

Hoy en día, el reto es entonces estandarizar la comunicación de la información en la industria. Es clave poder capitalizar las tecnologías emergentes y así poder darle otro gran empujón hacia el futuro. En este sentido, como lo dijo Andre Simha, CIO de MSC: “Es tiempo de una contenedorización de la comunicación de la data”.

 

Las navieras han decidido aliarse para estandarizar la comunicación de la información.

 

Los freight forwarders, los puertos, las empresas importadoras y exportadoras, así como todos los demás actores de la industria necesitan poder manejar fácilmente toda la información que reciben de parte de las navieras. Los primeros incluso sufren con la gestión de contratos por la falta de estandarización, lo cual complica y retrasa su proceso de cotización. Ellos deben buscar las tarifas de los fletes entre diversas navieras, las cuales envían contratos en diferentes formatos, con distintos nombres para puertos y recargos… En fin, suena un poco complejo, ¿verdad?

Es momento ahora de mejorar y estandarizar la comunicación de la data en las compañías de transporte. Ya luego podrán trabajar en sus ventajas competitivas y diferenciación de la competencia. Al tener lo básico sólido y estandarizado, la contienda del mercado evolucionaría y podría pasar a enfocarse en la innovación, lo cual podría llevar a la industria a otro nivel.

Afortunadamente, ya hay cinco del top de navieras que decidieron trabajar en conjunto para generar soluciones que beneficien a sus clientes y al negocio, dejando a un lado las diferencias. Simha también especificó que “la competencia y la colaboración pueden coexistir y beneficiar al cliente”. Así que deberíamos ver pronto a Maersk, CMA CGM, Hapag-Lloyd, MSC y a Ocean Network Express aportando nuevas propuestas para estandarizar la comunicación de la data en la industria.

Esperamos que esta alianza contribuya bastante al impulso de la logística internacional y que marque un precedente para futuras colaboraciones que ayuden a su evolución. Después de todo, es un hecho que la revolución digital es inevitable, así que lo mejor es adaptarse a las nuevas tecnologías e innovar.